BIOMASA

Qué es la biomasa?

La biomasa es el conjunto de toda materia orgánica de origen vegetal y animal. Cuando hablamos de biomasa estamos hablando de energía sostenible y renovable. La energía que se puede obtener de la biomasa proviene de la luz del sol. Gracias al proceso de fotosíntesi, las plantas transforman la luz solar en energía que queda acumulada en el interior de sus células. Esta energía almacenada se puede liberar sometiendola a diferentes procesos de aprovechamiento energético, como su combustión. 

Los diferentes productos que se consideran dentro del término genérico de biomasa pueden ser tipo forestal, agrícola, del sector ganadero y agroalimentario o bien biomasa del tipo residual. 

La biomasa agrícola incluye los residuos generados en actividades agrícolas y agroalimentárias que se pueden utilizar directamente como combustible o como materia primera para la obtención de otros combustibles como, por ejemplo, los biocarburantes. 

En el sector ganadero y agroalimentario se generan residuos y subproductos orgánicos que pueden ser valorados energéticamente por medio del proceso de digestión anaeróbica, como por ejemplo los purines de cerdo, abonos, la gallinaza, los residuos de matadero, las grasas animales, los residuos de pulpas de frutas, etc.

La fracción orgánica de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU), los aceites generados en las estaciones depuradoras de aguas resudiales (EDAR) o los aceites vegetales usados como alimentos o para freiduría, se pueden asimilar a biomasa residual que proviene de un proceso de transformación artificial. 

En nuestro caso, fomentamos la biomasa forestal que es el resultado de la limpieza, mantenimiento y mejora de los bosques para protegerles de los incendios y lluvias, y de los residuos resultantes como a subproductos de las indústrias de la madera (serrín, cortezas, astillas, virutas). Estos, después de un proceso de prensado y secado reciben el nombre de pellets. 

Astilla de madera

La astilla es un material orgánico que procede de la fragmentación de la biomasa forestal (astillado), formada generalmente para madera y corteza. Su poder calorífico, cuando la humedad es inferior al 30% en base húmeda, puede osciliar entre las 3.000 y las 3.500 kcal/kg. En función de la espécie utilizada. Respeto a sus dimensiones la longitud de una astilla puede oscilar entre los 2 cm y los 10 cm, mientras que de ancho puede medir entre 2 cm y 6 cm. Su espesor no acostumbra a superar los 2 cm. 

Aparte de utilizarse como a combustible y/o matéria prima para fabricar otros biocombustibles (pellets), las astillas de madera se pueden destinar a obtener tableros de partículas, de fibras o cualquier otro tipo, así como obtener fibras para fabricar papel. 

Pellet de madera

Los pellets de madera son pequeños cilindros de serrín comprimido, proveniente de astillas de madera y serrín seco. Estos cilindros se conforman a través de una alta presión aplicada a través de una matriz sin ningún tipo de aditivo. Su humedad es muy baja, entre el 8 y el 10% en base húmeda, una densidad elevada y un poder calorífico que puede oscilar entre las 4.000 y las 5.000 kcal/kg. Sus dimensiones son muy discretas, oscilan entre 1 cm y 6 cm de longitud y los 0,6 cm y los 2 cm de diámetro. Así que estas pequeñas “píndolas de energia” necesitan muy poco espacio de almacenaje.  

El pellet de madera es una energia renovable, ecológica y muy económica que presenta un balance de CO2 neutro, actualmente poco aprovechada y con un gran potencial de futuro. Su coste es casi fijo ya que no es sujeto a las fluctuaciones de precios que sufren los derivados del pretróleo. Así pues se trata de una opción económica ventajosa, que favorece la competividad y el ahorro, a más de contribuir con la mejora de protección del medioambiente.